IRENE & JAVI
Barcelona, ES

¡Hola! Somos Irene y Javi, viajamos con mochila para contarte lo que vivimos en todas nuestras aventuras. Aquí podrás encontrar rutas, presupuestos, consejos de viajes y todo lo necesario para organizar tu viaje por libre.

Instagram
[instagram-feed]
Iati
civitatis
civitatis destinowanderlust
Vueling
booking
Booking.com
Ria
descuento cambio de dinero Ria destinowanderlust

Avis
bcntb
bcntb destinoWanderlust
Inspiración viajera

Los 14 mejores destinos navideños

By on 21 noviembre, 2021

Cuando se acercan las fechas navideñas, a todos nos invade las ganas de viajar a destinos llenos de luces, música y vino caliente, para contagiarnos de esa magia que tiene la navidad, por eso nos hemos unido con varios bloggers de viajes para contarte los 14 mejores destinos navideños. ¿Con cual te quedas tu? 

Alsacia, por Destinowanderlust

Alsacia, significa meterse de lleno en una película de navidad, donde tan solo hay tiempo para cantar villancicos, flipar con las luces y volver a ser niño otra vez. Sin duda, siempre que nos preguntan por un destino navideño, el primero que se nos viene a la cabeza es Alsacia y es que esta región de Francia, es un acierto seguro. La joya de la corona es Colmar, donde toda la vorágine navideña está presente a cada paso, pero no te puedes perder Estrasburgo y la Petite Venice, o pueblos como Eguisheim, Turckeim, Ribeauvillé y su mercado medieval o Kayserberg. Estamos seguros, que si buscas un destino navideño perfecto, Alsacia, cumplirá con tu deseo. AQUI puedes leer todo lo que ver en Alsacia

Islandia, por la Cosmopolilla

Si hay un lugar mágico donde pasar la Navidad y fin de año esa es la llamada“isla del Hielo y el Fuego” al norte de Europa y justo debajo del Círculo Polar Ártico.

Viajar a Islandia en invierno puede parecer una locura por la nieve y las bajas temperaturas. Nada que una ropa térmica y un buen abrigo no remedie. Quizá lo peor son las pocas horas de luz: amanece a eso de las 11 a.m. y el sol se pone sobre las 15.00; apenas si se levanta del horizonte, dando la sensación de un eterno atardecer. A cambio, la promesa de la Aurora Boreal tiñendo el cielo de verde, las cascadas congeladas y ese paisaje de ensueño cubierto de blanco lo compensan todo.

En Navidad, además de la típica decoración de luces en casas y abetos, se celebran tradiciones propias basadas en leyendas islandesas. Por ejemplo, no existe Papá Noel: son 13 ogros o duendes (los hermanos Yule) los que dejan regalos a los niños desde el 12 de diciembre hasta la Nochebuena. Otro personaje entrañable (o terrorífico, según se mire) es the Yule Cat, un gigantesco gato que vive en tierras polares y devora a aquellos que no llevan suficiente ropa de abrigo. Con lo cual es tradición regalar ropa nueva a todos los miembros de la familia durante la Navidad. Algo que seguro les vendrá muy bien para afrontar el duro invierno islandés.

Laponia, por Mi Siguiente Viaje

Si buscas un destino totalmente navideño para esta navidad…¡qué mejor que visitar la auténtica casa de Papá Noel! La Laponia finlandesa es uno de esos destinos que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida, da igual que seas adulto, o que vayas en familia, o con niños pequeños ¡es un destino perfecto para visitar en navidad!

Nosotros viajamos la primera semana de enero, y te aseguramos que el espíritu navideño de la zona se contagia. Aunque la casa de Papá Noel (el auténtico Papá Noel vive aquí, en Rovaniemi) la puedes visitar durante todo el año, visitarla en diciembre o en enero tiene un encanto especial. A la decoración navideña y los mercadillos de Rovaniemi, hay que sumarle la emoción de poder enviar una carta desde la oficina de Santa Claus, hacer un paseo en moto de nieve, o ver auroras boreales.

Viajar a Laponia en estas fechas de navidad, ¡da muchas opciones de actividades! ¡No te vas a aburrir! Nosotros te recomendamos estar al menos unos tres días completos en Laponia, y si vas con niños, no te pierdas la zona de la Casa de Papa Noel, la entrada es gratis y ver toda la zona también. También se pueden hacer más actividades como un paseo en moto de nieve, pescar en el hielo, ver una granja de renos y conocer a los samis.

Sin duda un destino que repetiríamos, y al que te animamos a viajar en pleno invierno ¡Está muy bonito!

Nueva York, por Molaviajar

Son muchas las ciudades que hemos visitado en Navidad, pero Nueva York tiene para nosotros un encanto especial.

Solo desembarcar del avión y comenzar a sentir el frío neoyorquino ya es un indicativo de que algo grande nos espera en la ciudad. Basta con abrigarse hasta las orejas y salir a la calle, para empezar a disfrutar de ello: Luces por todas partes, gente cantando villancicos en cualquier esquina, algunos de los árboles de navidad más espectaculares del mundo (no te pierdas el del Rockefeller Center o el de Bryant Park ni sus correspondientes pistas de hielo..)

Mención especial merecen los centros comerciales, que esperando la entrada de clientes, sacan sus mejores galas para la ocasión. Por ejemplo, Macy’s siempre adorna sus escaparates de manera que no puedes evitar mirar embobado, Saks proyecta cada tarde-noche un espectáculo en su fachada de la 5th ave que congrega a cientos de espectadores, y unos metros más al norte, Bergdorf Goodman siempre consigue dejarte sin habla.

Si aderezas todo esto con el olor a comida caliente que sale de los mercadillos navideños abiertos para la ocasión, en los que es difícil resistirse a una sidra caliente o a un rollo de canela, obtendrás la mezcla perfecta para que ni el mismísimo Grinch se interponga entre tu espíritu navideño y tú.

Si tienes la suerte de visitar la Gran Manzana en Navidad, te recomendamos también ir a ver a las Rockettes en el Rockefeller Center, hacerte una ruta de mercadillos navideños, otra por los mejores árboles de la ciudad, otra por el espectacular barrio de Dyker Heights, decidir si pasar fin de año muriendo de frío en Times Square o buscar un plan alternativo, y un largo etcétera del que te hablamos y dejamos los detalles de Nueva York en navidad en Molaviajar.

Harbín, por Con Un Par De Maletas

Una noche soñé que estaba en una ciudad de hielo y en Navidad el sueño se hizo realidad. Si también soñáis con adentraros en un reino de hielo al más puro estilo Frozen, os recomendamos visitar el festival de hielo y nieve en la ciudad de Harbín.

Harbín es una ciudad situada en China, relativamente cerca de la frontera con Siberia y como os podéis imaginar en invierno, hace bastante frío, llegando fácilmente a los 25 grados bajo cero.
Aprovechando estas condiciones climáticas entre los meses de diciembre y febrero, se celebra un festival único en el mundo.

La ciudad se convierte en un gigantesco parque de atracciones de hielo y nieve, donde pudimos ver y utilizar multitud de esculturas y toboganes de hielo por toda la ciudad. El rio Songhua totalmente congelado se convierte en pista de patinaje y lugar de reunión para lugareños y visitantes. Curiosamente, una de las cosas que tienes que hacer es comer un helado en la famosa heladería Modern, donde se elaboran desde 1906. Y con semejante frío, no necesitan ni congelador para mantenerlos.

Aunque los platos fuertes de este festival son “Sun Islad” y “Ice and Snow World” Sun Island, es un parque dedicado a esculturas de nieve, donde se pueden ver figuras de artistas de todas partes del mundo, gigantescas obras de arte y pequeñas esculturas de concursos locales. Ice and Snow World, es un parque dedicado a esculturas y construcciones en hielo, donde encontramos toboganes para todos los gustos, iglesias, castillos y todo lo que puedas imaginar construido en hielo. Todo esto amenizado, con conciertos en directo, miles de luces led y para terminar, fuegos artificiales. Nuestro consejo es que te abrigues bien y disfrutes de un viaje navideño que nuca vas a olvidar.

Selva Negra, por Viajeros Confesos

La Selva Negra es un destino muy recomendable para cualquier época del año pero, si hay una fecha ideal para descubrirla es la Navidad. Los pueblos de la Selva Negra que tanto me recuerdan a los cuentos de Hans Christian Andersen se vuelven aún más mágicos durante las fiestas navideñas.

Las casitas de colores de arquitectura tradicional alemana se adornan elegantemente. Las calles huelen a canela y a glühwein -su delicioso vino caliente-. Y por si esto fuera poco, a lo largo del viaje te acompañarán paisajes naturales bellísimos que te harán más cortas las horas en coche.

¡Espero haberte convencido ya! Si es así, no dudes en incluir en tu ruta la ciudad de Friburgo de Brisgovia, fue la más bombardeada de Alemania durante la Primera Guerra Mundial y ha sabido renacer manteniendo todo su encanto medieval. Muy cerca, en Ravenna, celebran el famoso mercado navideño bajo el puente de Ravennaschlucht, sin duda uno de los más auténticos.

Otro pueblo encantador es Gengenbach. Perderse por su casco histórico es un placer. El mercadillo de Navidad lo hacen en la Markplatzbrunnen, es la plaza del precioso Ayuntamiento que, durante las fiestas navideñas, se convierte en un gran calendario de Adviento.

Si te encanta recorrer los puestos navideños tienes que ir a Baden Baden. Esta ciudad imperial organiza un gran mercado con una excelente variedad de productos típicos alemanes.

No olvides visitar Schiltach y Mittenwald, dos pueblos impresionantes. El primero se vertebra a ambos lados de un río y el segundo se cobija en la falda de una espectacular montaña. También disfrutarás de paisajes de ensueño descubriendo alguno de sus lagos o las famosas cascadas de Triberg. En mi blog encontrarás información práctica para organizar una escapada de dos dias por la Selva Negra que podrás combinar con una ruta por Alsacia.

París, por La Mochila en la Espalda

Nosotros te queremos hablar sobre visitar París en Navidad. De por si, esta ciudad ya es uno de los lugares más románticos del mundo, pero si además le sumamos las luces de navidad, la decoración y los mercadillos, con sus casetas de madera, puede convertirse en un destino mágico.

Ahora te queremos recomendar algunos de los planes más molones que se pueden hacer en París por navidad. Sin duda, en nuestro número uno está patinar sobre hielo en la plaza del Trocadero, en los mismísimos pies de la torre Eiffel. Y otra opción todavía más top y que no todo el mundo sabe, es que, en la primera planta de la torre a 57 metros de altura, también instalan una pista de patinaje. Una experiencia única que merece la pena probar.

Otra de las cosas que más nos gusta de París en esta época, es la decoración navideña. Desde mediados de noviembre hasta inicios de enero, la ciudad se viste de luces decolores, sobretodo te recomendamos pasear por los Campos Elíseos, esta avenida está totalmente iluminada creando una atmósfera y ambiente espectacular.

En un buen destino de navidad no pueden faltar los mercadillos y en París podemos encontrar unos cuantos. Los que más nos gustan a nosotros son: Marché de Noël Champs Élysées, es el más famoso y se encuentra en la misma avenida que hemos comentado antes. También es espectacular el que se encuentra al lado del Arco de la Défense, en el Trocadero y cerca de la catedral de Notre Dame. 

Otro planazo que te queremos recomendar de París en navidad es visitar las famosas Galerías Lafayette. Las tiendas compiten cada año a ver quien crea el escaparate más bonito, y la verdad es que son dignos de ver. En su interior cada año se instala un enorme árbol de navidad que se mueve, con música y lleno de colores que vale la pena visitar. Por todos estos motivos y muchos más, nosotros te recomendamos visitar esta ciudad en navidades.

Tromso, por 2 Mundos Encontrados

La ciudad de Tromso, situada dentro del Círculo Polar Ártico, ha sido uno de los mejores destinos invernales que hemos visitado. Siempre nos acordamos de ese viaje por estas fechas.

Teníamos muchas ganas de viajar al norte de Noruega en fechas navideñas y Tromso no nos decepcionó en absoluto. Llegamos bajo una intensa nevada, cosa que hizo que todas las calles tuvieran ese toque mágico que todos relacionamos con la época navideña. El frío es relativamente benevolente en Tromso, ya que su situación, en la Costa Noruega, hace que las temperaturas se mantengan entre los -5 y 4 grados centígrados en estas fechas. 

Te recomendamos viajar hasta el norte de Noruega en Navidad principalmente para ver el espectáculo de las Auroras Boreales. Diciembre no es el mejor mes para ello, pero nosotros tuvimos suerte y pudimos ver a la Dama Verde bailar sobre nuestras cabezas.

Además, en los fiordos que rodean Tromso, pudimos observar orcas y ballenas. Realizamos una excursión 100% friendly con estos animales, ya que queríamos ver orcas en libertad y fue toda una experiencia maravillosa ver a estos preciosos animales saltar, alimentarse y salir a la superficie. 

Otro motivo es la propia ciudad de Tromso. Sus casitas de colores, la nieve que cubre todas sus calles, su alucinante biblioteca, su calle principal totalmente decorada y la preciosa Catedral del Ártico hacen que sea un lugar ideal para pasear. Por último, hay que viajar a Tromso para experimentar la Noche Polar. Esto significa que durante las 24h del día es de noche. Tan sólo 2-3h al día clarea un poco. Esto puede parecer un inconveniente pero uno se adapta rápidamente.

Animate a visitar Tromso, sus islas y fiordos, porque estamos convencidos que pasaras unas Navidades únicas en este punto del Círculo Polar Ártico. 

Berlin, por Travelleating

Cuando me enviaron a Berlín por trabajo durante el puente de Diciembre, no esperaba que la capital alemana fuese a sorprenderme destilando ambiente navideño por todos sus rincones. Y es que esta ciudad histórica y multicultural alberga en esta época nada más y nada menos que una cincuentena de mercados navideños, algunos de ellos situados en los lugares más icónicos de la ciudad.

Es por esto que los mercadillos se convierten en esta época en una visita turística imprescindible más para cualquier turista. Así pues, además de visitar la popular Puerta de Brandeburgo, el Muro de Berlín, la Catedral, el Monumento al Holocausto y el Barrio Judío, algunos de los lugares de interés más importantes de la ciudad para impregnarse de su historia. O de recorrer sus calles en busca de sus mejores obras de street art. Deberás sin dudarlo reservar gran parte de tu tiempo para disfrutar del Berlín más navideño.

De los muchos mercadillos que hay, algunos de los más bonitos y populares que no te puedes perder son: el Mercadillo de Alexanderplatz, el cual se encuentra junto a la Torre de Televisión y el Reloj Mundial; el mercadillo del Ayuntamiento, con su famosa pista de hielo; el mercadillo frente al Palacio de Charlottenburg, con la espectacular iluminación de su fachada; y el Mercadillo de Gendarmenmarkt, situado una de las plazas más bonitas de la ciudad, custodiada por la Catedral francesa, la Catedral alemana y la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín. De éste último, no te puedes perder las vistas desde lo alto de la cúpula de la Catedral francesa. Y es que tras subir sus 284 escalones te recompensará con una preciosa imagen de postal navideña. Finalmente, para disfrutarlos en toda su esencia, te recomendamos recorrerlos con un vaso de su tradicional vino caliente entre las manos mientras vais en busca de alguna especialidad gastronómica que degustar, algún tiovivo que fotografiar o alguna artesanía que comprar.

Frankfurt, por Luggagefor2

Quizá Frankfurt no llame mucho tu atención, pero ¿y si te decimos que tiene uno de los mercados navideños más antiguos y populares de Europa? ¡La primera referencia a su mercado navideño de las que se tiene constancia data de 1393!

Si visitas la ciudad, podrás encontrar varias zonas en las que disfrutar de la navidad al máximo. A continuación, te contamos nuestras imprescindibles.

Uno de los mercados más bonitos lo encontrarás en la plaza Römerberg. La Plaza del Ayuntamiento es el corazón del Altstadt y por eso está tremendamente ambientada. Luces, música, muchos puestecitos, un carrusel y un enorme árbol de 30m frente al ayuntamiento son algunas de las cosas que puedes encontrar. Si te apetece comprar decoración o adornos navideños, te recomendamos entrar en el puesto de Käthe Wohlfahrt, que tiene forma de pequeña casita de madera.